CAMINO DE ROSAS


Milagro por México consiste en hacer juntos un camino de rosas de 150 días. Del 12 de diciembre al 13 de mayo -centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima-, donde ofreceremos diariamente rosas a la Virgen pidiendo por la renovación de corazón de todos los mexicanos para comenzar a vivir los valores de: AMOR, UNIÓN y PAZ. Cada rosa equivale a un Ave María; cada quien puede personalizar su ofrenda. No importa cuántas elijas, lo importantes es que tu ofrenda sea diaria! Cada rosa suma y cada día cuenta!

UNIRTE AL CAMINO DE ROSAS CONSISTE EN 3 SENCILLOS PASOS:

Ofrecer las rosas diarias
por el milagro

Reflexionar para lograr
vivir los tres valores

Actuar en consecuencia
y hacer obras de Misericordia

¿Cómo ofrecer rosas diarias por el milagro?

Baja la app
MilagroPorMéxico
y elige tu objetivo

Fija la hora a la que
se mostrarán los
recordatorios

Ofrece y reza tus rosas
del día por el milagro

Registra tus rosas en el
contador de la
aplicación

Sigue los tres pasos para
completar el camino de rosas

¡Comparte la aplicación
con tantas personas
como puedas!

REFLEXIÓN

Como habitante de esta nación mexicana, ¿qué es lo que tú alcanzas a ver? Trata de conectarte con la realidad que todos compartimos, y date un momento largo para echarle un vistazo. ¿Te gusta todo lo que se presenta frente a ti? Ahora haz contacto con tu corazón, y trata de encontrar la relación que hay entre tu realidad interna y la realidad que te rodea. ¿Qué descubres?

Tal vez te pueda parecer que muchas cosas nos rebasan y ya no tienen remedio ¡pero la verdad es que estos son los tiempos en que más debemos hacer brillar la luz de la esperanza! Y es que cuando los seres humanos hemos agotado todos nuestros recursos y reconocemos nuestras limitaciones, cuando admitimos que la solución está más allá de nosotros y la imploramos, es entonces que se abre la rendija en nuestra vida, por la que Dios estaba esperando pasar y, desde adentro, transformarla.

Así pues ¡confía, anímate y disponte! porque la ayuda que tanto anhelamos ya viene en camino, de la mano de Nuestra Madre, la Santísima Virgen de Guadalupe, quien nunca deja de atender a los ruegos de sus hijos, y a quien Jesucristo su Hijo, que es Dios mismo, nunca desoye; recuerda que fue a ruegos de su madre que realizó su primer signo: convertir el agua en vino, para evitarle una pena a unos recién casados. ¿Crees tú que Dios no se compadece de las nuestras, que son mucho más graves?

¿Entonces estamos esperando un milagro? Jesús nos dice en el Evangelio que, para quien tiene fe, todo es posible. Esa fe se manifiesta en obras, por eso tenemos que empezar por decidir obrar en nosotros mismos ese cambio que tanto urge. Tú ya te estás examinando interiormente: ¿cómo puedes aportar, desde tu propia vida, ese amor, esa unión, esa paz, que todos quisiéramos ver reinando en México?

Confía: el milagro va a llegar, pero no solo se requrie desearlo, necesitamos emprender este Camino de Rosas con obras de amor, esfuerzos de unión y decisiones de paz. Y por supuesto, pedirlo todos unidos desde el fondo de nuestro nuestro corazón y con muchísima Fe a través de la poderosa oracion del Rosario –la ofrenda personal y diaria de rosas-

Si reconocemos humildemente que no podemos con nuestras solas fuerzas y si tomamos a Nuestra Madre, la Virgen María como ejemplo para lograr nuestro cambio, podemos estar seguros que volverá a obtener de su hijo otro milagro a favor de este pueblo mexicano que ella ama con tanta predilección.

¡El poder de cambiar a México está en tus manos!

ACCIÓN

1

Practicar la CARIDAD para vivir el AMOR

2

Practicar el RESPETO para fomentar la UNIÓN

3

Practicar el PERDÓN para lograr la PAZ